AG Escudero

El Dios de la Guerra

dios-de-la-guerra-relato

Hoy os dejo mi primer relato corto, relato al que siempre he tenido un especial cariño. No es estrictamente el primer relato que escribí, antes de este hubo algunos otros experimentos, pero casi todos acabaron olvidados en alguna carpeta o en la papelera de reciclaje.

Con “El dios de la guerra” no me senté simplemente a ver qué se me ocurría, fue algo intencionado y meditado, y el primer escrito que, una vez terminado, me hizo sentirme más o menos satisfecho con mi trabajo. La premisa fue sencilla, quería escribir sobre Guerra, uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis, y qué demonios, ya que me ponía podía sacarlos a los cuatro. Buscaba hacer algo crudo, algo que mostrase la guerra y la miseria que el ser humano es capaz de hacer, pero al mismo tiempo llenarlo de esperanza. Movilicé a los cuatro jinetes para llevar a cabo esta tarea, cada uno buscando a un elegido que honrase su nombre: una muerte inocente, un acto desesperado movido por el hambre, un gesto desgarrador provocado por la enfermedad y, cómo no, una proeza heroica.

Como ya he dicho, es sin duda el relato al que más cariño tengo. No es ni el que mejor escrito está, ni el más original, ni el que más tiempo me llevó, pero sí fue el primero en sorprenderme a mí mismo. Antes de publicarlo aquí, tuve la tentación de retocarlo y adaptarlo a mi manera actual de escribir ya que han pasado varios años desde entonces, pero he decidido no hacerlo, dejarlo tal y como está. Hacer cualquier arreglo, aunque quizá a ojos más imparciales aportase mejoras, para mí sería matar esa magia primigenia.

Por cierto, un dato anecdótico. Ya he dicho que quería escribir sobre Guerra; imaginad cuál fue mi sorpresa cuando, un par de años después de escribirlo, salió a la venta el videojuego Darksiders, protagonizado por el jinete del Apocalipsis Guerra. ¡Sobra decir que ese juego se ha convertido en uno de mis favoritos desde el primer día!

Y ahora, sin más presentaciones, os dejo el relato. Son apenas tres páginas. Sólo tienes que tuitear o postear en Facebook desde este botón para descargar el PDF. ¡Que lo disfrutes!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las estas cookies y de la política de cookies. Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies